Gran éxito de crítica y de ventas, Los Caminantes es un referente en la literatura del género en España.

En el campamento de Carranque, treinta supervivientes han construido un refugio para mantener alejada la locura de sus vidas. Tienen armas, y aunque esa tarea les agota y les mina psicológicamente, con ellas recuperan cada día un pequeño trozo de la ciudad. Mientras tanto, Isabel envía notas de socorro desde un ático situado en la Plaza de la Merced, pero las notas, arrastradas por el viento, caen perezosamente sobre los rostros de los muertos congregados abajo sin que nadie les haga caso. Málaga ha muerto, sí, pero el prometido descanso eterno no llega nunca para sus habitantes: sólo la negra letanía del sordo rumor de sus gargantas muertas, una canción arrastrada que resuena en todas sus avenidas, en todas sus calles. Por ellas camina también el Padre Isidro, con los ojos velados en una enfermiza locura. Los muertos le cuidan. En su mano lleva una de las pequeñas notas pulcramente manuscritas, y sabe exactamente a dónde dirigirse.

Recommended Posts

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *